Ibiza (Alex J.)

20131021-162703.jpg

​En el cálido Mediterráneo, 79 kilómetros al este de la costa valenciana, se encuentra la pequeña isla de Ibiza. Políticamente y culturalmente se considera una de las Islas Baleares, aunque 140 kilómetros del mar la separa de Mallorca, y geológicamente pertenece a un archipiélago distinto del balear junto con Formentera, su vecina aún más pequeña. Ibiza consiste en 572 kilómetros cuadrados cuya belleza natural ha captado el interés de viajeros de todo el mundo. Ha sido designado por la organización Unesco como Patrimonio de la Humanidad, tanto por la gran biodiversidad de la que goza la isla como por la impresionante arquitectura medieval y renacentista que caracteriza el Dalt Vila (“Barrio Antiguo” en catalán) de la ciudad de Ibiza. Pero lo que más ha atraído visitantes españoles y extranjeros durante las últimas décadas es sin duda la vida nocturna en las discotecas de sus centros urbanos. Tiene fama en el mundo de los clubbers por sus grandes clubes como Space, Pachá, Eden, y Ushuaïa Ibiza, donde DJs conocidos como Tiësto han trabajado e incluso han estrenado sus obras musicales. La gran economía turística que ha surgido en las décadas recientes depende de la multitud de jóvenes que vienen para bailar, beber, y bailar más. Pero en los últimos años el gobierno ha intentado de promover otro tipo de turismo más calmado, que tiene como sus enfoques la naturaleza, el paisaje, y las vistas pintorescas de las 210 kilómetros de costa que circulan la isla. En 2007 se impuso una ley que requiere que los clubes y las discotecas cierren antes de las 6 de la mañana – una hora que para los clubbers dedicados no es nada tarde. Los defensores de aquella ley preferiría recibir turistas más maduros, con familias, que gastarían su dinero en los hoteles de lujo y en los casinos, en vez de los jóvenes fiesteros que llenan los bares, los clubes y las calles a todas horas. De todos modos lo que es cierto es que se necesitan turistas, de una clase u otra, para sostener la gran economía que ha logrado esta isla tan pequeña.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *