Los pantalones cortos son para turistas (Erica G.)

Antes de ir a España, había oido que la moda allí era diferente.  Los españoles no se visten de pantalones de sudor afuera y siempre se visten bien.  A diferencia de los americanos, los españoles están orgullosos de lo que llevan.  Mientras hacía mis maletas, pensaba de la moda en España.  Algunas personas me dijeron que nunca debía llevar pantalones cortos.  También, me dijeron que sólo los turistas llevan pantalones cortos.  En cambio, los españoles nunca llevan pantalones cortos.  Decidí traerlos de todos modos.  Me gustan los pantalones cortos y siempre los llevo en el verano de California.  Decidí ser una turista.  Sin embargo, cuando llegué a España, me sorprendí.  Pensaba que todos los españoles parecerían como modelos.  Me sorprendí que no estuvieran vestidos como modelos, de hecho, muchos de los españoles estaban vestidos como los americanos.  Por supuesto, no he visto los pantalones de sudor, pero más o menos los españoles se visten como los americanos.  Hay unas cosas diferentes, sin embargo, como los hombres llevan bufandas y cada mujer lleva los tacones.  Pero, en fin, me preocupé por nada.  Supongo que los pantalones cortos no sólo son para los turistas.

La falta de “Cribs” (Jennifer R.)

En toda mi vida, sólo he vivido en un piso una vez.  Tenía cuatro años y pensaba que era enorme.  Ahora en Segovia, estoy viviendo en un piso pequeño con seis cuartos.  Hay una cocina, un baño, una oficina, dos habitaciones, y un salón.  Es pintoresco pero tiene suficiente espacio para todos.  En realidad mi choque es mi descubrimiento que una casa de este tamaño es perfecta.  Normalmente, en los Estados Unidos, siempre hay una competición de “quién tiene la casa más cara o más grande o más bonita.”  Pero en España, por lo general, no lo es.  (Pienso que el programa “Cribs” no estaría permitido en España – ja, ja, ja).  Me gusta que las casas están un poco privadas.  No hay mucha presión para tener la mejor casa en todo el mundo, sólo necesita pensar en la casa para su familia.  Es una cosa íntima de la familia.  Por otro lado, en los Estados Unidos, mi familia vive en una casa que tiene diez cuartos pero necesitamos usar el garaje para guardar muchas cosas que tenemos.  Pueso lo que quiero saber es si las personas en España, o Segovia, viven más sencillamente porque es la cultura o es que ellos tienen que hacerlo.  Para mí, es una cosa que no entiendo bien, y por eso, es un choque.

El baño extraño (Logan G.)

Un choque en mi casa española aquí en Segovia es el baño.  Esto es porque todo aquí en el baño de mi familia es muy diferente de mis casa en los Estados Unidos.  Primero, la ducha está adjunta completamente con un espejo, asiento y radio.  También, la alcachofa de la ducha puede moverse y no sólo hay unas sino muchas alcachofas en el techo de ducha y son de tamaños y formas diferentes.  El inodoro es muy distinto, ése es más profundo de esos en los Estados Unidos.  También necesito tirar el tirador que es diferente.  El bidé está en el baño también y eso no es popular en los Estados Unidos, pero aquí esto es normal.  Una cosa que es muy extraña es que no hay papelera en el baño, por eso, no hay donde poner cosas personales.  Esto es especialmente horrible y incómodo para chicas cada mes cuando están en sus puntos.  Por último, toda la lavandería está en el baño cuando la ropa está sucia pero cuando está limpia la ropa está puesta en nuestros dormitorios.  Por eso, todo que pertenece al baño aquí en España es distinto de los baños que yo conozco.

El silencio dañoso (Matthew C.)

Un choque cultural para mí, y confieso que es un choque que a veces me pone un poco enfadado, que a nadie aquí en España le gusta, o mejor dicho, quiere hablar de la Guerra Civil.  Nunca he visto algo más raro, más tabú como la Guerra Civil en España.  Alguien tendría que más suerte hablar del sexo en una familia muy católica y conservadora que intentar hablar de la Guerra Civil en una casa española.  La cosa que me pone más enfadado es que quiero saber de la Guerra Civil, para aprender y saber, aunque sea un entendimiento muy frágil.  Sin embargo, en los EEUU, no tenemos ningún problema hablar de nuestra Guerra Civil.  Podemos hablar de todas las batallas, también podemos dar nuestra opinión y, por lo general, podemos decir qué lado era el peor.  Quiero preguntar a la gente aquí para aprender su lado del cuento, pero no puedo.  La cosa mejor de todos esto es que he encontrado un nuevo tema que me interesa mucho.  Es la verdad que ahora he aprendido mucho de la Guerra Civil por las excursiones y especialmente por Profesora Looney y su clase.  También ahora puedo entender un poco más porque la gente aquí no habla – mucho viene del pacto del olvido.  Sin embargo, pienso que ahora el pacto de olvido ya no está y entonces la gente debe sentirse más cómoda con el tema.  Aprender y entender pueden ser modos para curar.

Una vida más lenta (Lauren W.)

Siempre me doy tiempo suficiente para llegar a lugares a tiempo y normalmente un poco temprano.  A veces llego tarde, pero soy humana.

Todos los días cuando camino a escuela, aquí en Segovia, creo que mi paso es bien, es normal.  Sin embargo, cuando camino cerca de otra persona, un estudiante de Segovia, una mujer, un hombre, un chico, una chica, o un abuelo o una abuela, ¡me siento que estoy corriendo!  Soy alta y tengo piernas largas, pero nunca pensé que andaba tan rápidamente.  En la Universidad de Portland, mi camino es normal, es lo mismo que la mayoría (cuando no tienen prisa).  En contraste, en Segovia, la gente debe pensar que hay una emergencia.  Las personas aquí pasean como tienen todo el tiempo en el mundo.  Me recuerdan a los estudiantes de la Universidad de Portland que caminan muy lentamente en la acera, y me los paso porque tengo lugares donde llegar.

Sin embargo, desde que llegué, todos los días necesito recordarme que “tengo tiempo, puedo andar lento.”  Es increíble lo que observo y noto cuando camino lento:  los edificios, las montañas, la gente, etcétera.  Ahora, saco fotos en mi camino a clase y no me siento el mismo estrés y la angustia en la mañana que me siento en la UP.  Es posible que esto sea por qué la gente aquí es tan feliz y cariñosa.

También nunca veo a personas evitando mensajes de texto en sus teléfonos celulares, ellos siempre están interesadas y comprometidas en las conversaciones de sus amigos, miembros de la familia, hijos o compañeros.  ¡Qué contraste a los Estados Unidos!  Cuando ves a cuatro amigos a la misma mesa y nadie está hablando, tenemos un problema. . . .en mi opinión.

Es muy interesante para estar en otro país y experimentar otra cultura que es tan diferente de nuestra cultura.  Me encuentro pensando sobre las diferencias entre las dos culturas y estoy esperando que recuerdo esta vida más lenta cuando regreso a los Estados Unidos y mi vida a una estudiante en la UP.

La cocina pequeña (Karrie H.)

Es muy pequeña, larga y estrecha.  En mi casa en España, la cosa que me chocó mucho fue la cocina.  No hay mucho espacio ni personas ni comida.  Todos los electrodomésticos son pequeños y viejos, no son muy modernos.  También la cocina tiene un lavador, pero no una secadora.  Todo se seca colgado para arriba.  Además, el lugar que cuelga la ropa está en la cocina, y cuando estás colgando la ropa, no hay ningún espacio para otra persona.  Otra cosa que me chocó es que mi casa no tiene café.  Pienso que mi familia no bebe el café, que es muy raro.  Mi madre trabaja en Madrid y por eso, ella se despierta muy temprano.  Por eso, creo que ella bebía café, pero no es el caso.  Por fin, me chocó mucho al tamaño pequeño de la cocina pero también el tamaño grande del baño.  Esto es una diferencia cultural con que yo no estoy acostumbrada.  (Y también, ¿sabes que cada noche mi familia tiene fruta, pero, no puedo encontrarla por la cocina?)

Las dos escuelas (Jeffrey K.)

Primero, quiero hablar sobre nuestra escuela AHA y luego la Universidad de Portland, especialmente el ascensor de AHA.  La razón por tener un ascensor es para ayudar o asistir a las personas discapacitadas.  Sin embargo, ¿cómo una persona puede moverse en su silla de ruedas en este espacio pequeño?  También, es una gigantesca bofetada en la cara que haya cautros pasos antes de ir a la sala de clase.  En la universidad donde fuimos, CIE, el diseño es interesante a tener el espacio muy abierto como sólo un gran edificio.  Me gustan mucho los techos, y por eso, no hay mucho en las clases de UP.  La ubicación es mejor también porque hay más restaurantes, tiendas, y cafés cerca de la escuela entonces durante las pausas entre las clases ellos pueden ir.  He visto que la proporción entre los hombre y las mujeres es muy similar de UP.  Puedo decir que las dos escuelas, ellas son muy diferentes por el diseño, estilo de vida, y también el sistema de educación.

El horror oculto en la belleza (Leah E.)

Cuando estábamos caminando por el bosque, estábamos rodeados de la naturaleza.  ¡Qué bonita era!  Los caminos no eran de hormigón sino de tierra, rocas y pasto.  El bosque no tocado por la suciedad de nuestro mundo moderno, pero completamente puro.  Los riachuelos inocentes, burbujeando bajo de la montaña.  Los animales sin preocupaciones y los árboles todavía altos y viejos con muchos cuentos para decirnos.  Pero, piensa en esto:  no más de 73 años antes de hoy, el mismo bosque de paz y inocencia estaba lleno de caos y terror.  No podemos imaginar las muertes, el derramamiento de sangre ni el sufrimiento que había en este bosque tan tranquilo.  Donde hoy hay vistas impresionantes, había escenas de vidas perdidas.  Los mismos bunkeres que hemos visto, que hemos tocado con nuestras manos estaban cubiertos con sangre.  Los árboles que vimos hoy se habían cortado para facilitar la violencia.  Donde nosotros estábamos, había soldados demasiado jóvenes.  Sobre todo estuvimos en el bosque con nuestras vidas tan privilegiadas.  Pero necesitamos recordar las vidas, en el mismo bosque, que eran exactemente las opuestas.

Si Carlos Dickens hubiera escrito de Segovia (Sierra B.)

Carlos Dickens escribió de un “Cuento de dos ciudades.”  ¡En Segovia, hay dos épocas en una ciudad!  Es como si Segovia tuviera dos poblaciones de épocas diferentes.  Por supuesto, viven juntos simultáneamente.  Por un lado, hay carnicerías, en que los cochinillos se sientan.  Por otro lado, muchos jóvenes pasan un rato abajo de las luces flourescentes de Telepizza.  Por un lado, la oficina de correos, en que está el león de oro (no puedo imaginar todas las palabras que han pasado por la boca del león).  Por otro lado, hay cafés del internet.  Es estos se necesita una contraseña de wifi en vez de un sello.  Aún en mi propia casa, hay un radio militar con perillas polvorientas.  En el salón, hay una televisión de la marca LG.  ¡Quizás, si Dickens viviera hoy, escribiría de Segovia!  Aunque una persona puede ver las dos culturas de Segovia como un choque, los veo como un balanza dinámica y bonita.

Una vida sin pañales (Linnea P.)

La vida noble era notable especialmente porque los niños no tenían pañales.  Así, todos los niños llevaban vestidos hasta que ellos tenían aproximadamente siete años.  Los vestidos hacían vida más fácil porque cuando necesitaban cambiar su ropa, era conveniente.  Los niños llevaban vestidos con un chal azul.  Diferentemente, las niñas llevaban con un chal rosado.  Además de que los nobles tenían una vida elegante, algunos tenían palacios para cada estación.  En comparación con mi familia en España, los nobles tenían un montón de espacio de vida.  Por otra parte, los aristócratas tenían un lago artificial, el mar.  Un lago no era suficiente, las regalías necesitaban veintiséis fuentes.  Por ejemplo, el mar ayudaba propcionar el suministro del agua y la presión de agua de las fuentes.  Hoy en día la tubería es utilizada aún.  En síntesis, los nobles no tenían pañales pero ellos tenían fuentes.  ¡Muchas!