La importancia de la charla cotidiana (Ellen O.)

Estuvimos en la cola de Costco con mi abuela este verano pasado, cuando ella se fijaba en el carrito de la mujer enfrente de nosotros que contenía ocho sandías y nada más. Mi abuela me dice, “Mire! La mujer tiene ocho sandías!” Y sin un momento de dudar, mi abuela preguntó a la mujer, “¿Porqué tiene tantas sandías? ¿Va a tener una parrillada?” No recuerdo la respuesta de la mujer, pero yo estaba sorprendida de mi abuela. Aunque estas conversaciones son muy fáciles para mi abuela, no puedo recordar la última vez que tenía una conversación con una persona que no conocía. Cuando estoy en una cola muy larga, en los Commons por mí misma, o al principio de clase, me gusta mirar la pantalla. No es extraño usar mi teléfono en estas contextos; muchos jóvenes hacen lo mismo. No tengo las oportunidades para hablar con otros porque estoy fijada en mi pantalla, pero a mi abuela la charla con las personas que no conoce es muy interesante. Pienso que la fijación en nuestras pantallas es un ejemplo de una brecha generacional. Muchas personas mayores, como mi abuela, piensan que el contacto con humanos reales es más importante que la red. Siento que es mejor si todos los jóvenes tomarían un descanso de la tecnología. Es posible que disfrutemos la vida real más que la vida de la red.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *