El vacío de la independencia (SPN 482)

En los Estados Unido, es extraño ver un “joven” de 24 años que vive en casa con sus padres. En vez de graduarse de la universidad, un “joven” se transforma a un adulto, y el grado de que esta persona depende en sus padres es mínimo. En contraste, en España la mayoría de los menores de 29 años reside en casa con los padres, y solo 29% de los jóvenes que prevalecen en casa es económicamente independiente. Por lo contrario, los Estados Unidos tiene una importancia elevada en el individualismo, y la mayoría de gente mayor de 24 años es independiente económicamente y no tiene o quiere el apoyo de sus padres. Las personas en los EEUU que permanecen con los padres hasta 29, como hayan en España, son las marginadas, pero los estadounidenses que quedan en casa todavía tienen trabajo, y esto también contrasta con la juventud en España. De hecho, la tasa de desempleo para los españoles de 16 a 24 es más de 50%, aunque es obvio que más jóvenes en España de los EEUU dependen económicamente de sus padres. De los 50% de menores de 24 que no tienen trabajo, 16% de los desempleos ni estudian ni trabajan y solo 2% se dedican a las tareas de hogar y por estos datos los jóvenes se llaman la “ni-ni” generación. Esto fenómeno contribuye a los estereotipos negativos de los españoles, porque hasta 30 años casi no contribuyen a la sociedad, y esto también es una razón por la edad media de casarse tarde. Si una persona subsiste de sus padres y no tiene independencia económica, no va a casarse porque no puede soportar a sí mismo, ni a otra persona. En mi opinión los jóvenes son – en parte – víctimas de la sociedad, que no los emplea y también que los mima y los deja a quedarse en casa. Es posible para los españoles a romper el “ni-ni” estereotipo negativo pero será difícil y tomará años para el sistema a cambiar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *