El Internet: Una adicción trágica (Anne L.)

El verano pasado tuve una aventura extraordinaria con mi familia paseando por el sur de Canadá y el norte de los Estados Unidos por cuatro semanas. Durante el viaje, me llamaba la atención que mis hermanos y yo éramos mucho más dependientes del Internet que mis padres. Cada vez cuando llegamos a cualquier lugar público con acceso del Internet – un camping nuevo, un restaurante, un supermercado – estábamos ocupados con Whatsapp, Twitter, y Facebook. Claro, el acceso del Internet tenía muchas conveniencias. Por ejemplo, podíamos buscar información sobre la región y las actividades alrededor de nuestros campings y contactar nuestra familia en Holanda para compartir nuestras experiencias con ellos. A pesar de eso, estoy una poquita celosa de mis padres y su juventud, cuando en vez de perder tiempo en el teléfono o la computadora, los jóvenes exploraban, leían novelas, jugaban juegos de mesa o cartas, y hablaban sobre tópicos importantes uno al otro. Según lo veo yo, el acceso del Internet en casi cualquier lugar impide las conversaciones entre nosotros. Posiblemente,  ¡tenemos prohibir el uso de teléfonos y computadoras durante las próximas vacaciones!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *