Una nana: como el chocolate dentro de un croissant (Emily G.)

La repetición de la nana en la película “El laberinto del fauno” continúa la sútil juxtaposición entre las cosas malas y la juventud o la inocencia.  La melodía de la nana es sútil.  En algunos momentos la canción se parece dulce como una nana con que puede acostar a una niña.  Pero en otros momentos los acordes inolvidables refieren a la situación llena con las cosas terribles que no deben estar en la vida de una niña.  La canción está en la película durante momentos importantes de toda la película.  Un momento importante es cuando Ofelia se muere.  En esta escena final Mercedes tararea la canción encima del cuerpo de Ofelia que está muriendo.  La nana es la última canción que Ofelia va a oír (y la última canción que el público va a oír) y en una manera es calmante en un momento lleno de tristeza pero en otra manera es terrible porque la muerte de una niña es una cosa tan inolvidable que la melodía de la canción.  Esa melodía persigue al público durante toda la película y el público va a tararear la melodía cuando la película termina.

Si hubiera la mantequilla de cacahuetes (Alexa B. C.)

En un mundo perfecto recibiríamos todo lo que querríamos.  Una casa perfecta, vidas cómodas y cualquiera comida nuestras mentes podrían imaginar.  Pero, ¿qué aburrido, no?  La vida es interesante sólo por causa de los cambios, las diferencias, y las pruenas, grandes y pequeñitas, cada día.  Me gustaría vivir en España, me encantaría vivir en España, como quiero vivir en muchos otros lugares en el mundo y al mismo tiempo mi corazón está un poco más lleno con esta oportunidad para ser parte en la vida española.  Hago parecer que soy española.  Pero al mismo tiempo hay cosas que no me gustan:  los adoquinos rotos que tienen todas las aceras, muchas de las tensiones políticas, sociales y personales que todo el mundo tiene, y algunas comidas.  Todavía no entiendo como todas las mujeres comen pan y dulces y carne y ninguna verdura cruda, beben el alcohol, fuman y parecen cómo son.  También no puedo continuar mucho a comer magdalenas y pan y chocolate y carne frita, ¡está haciéndome loca! (¡y más gorda!).  Voy a echar de menos la salsa picante, la mantequilla de cacahuetes, y las ensaladas; me extrañana las aceras llenas de casan en los suburbios y todo esto.  Pero me gustaría vivir aquí, en Granada o en Madrid, porque es diferente que estas cosas que me encantan y me fuerza a ser un poco más española.  Para estar aquí, estoy aprendiendo más sobre la gente del mundo que en cualquiera vez en mi vida.  Pero lo más importante es que estoy aprendiendo mucho sobre mi misma afuera de Kenna Hall y UP y mi famiia o amigos o todas esas cosas cómodas y me siento más inteligente y más segura en mí misma.  Entonces, puedo vivir aquí y me gustaría vivir aquí. . . si hubiera mantequilla de cacahuetes 🙂

 

Hogar lejos del hogar (Megan Z.)

En España yo hablo con mi familia española.  Hablo con ellos más en español.  En mi familia española hay mi padre, Oscar, mi madre, Ana Belén, mi hermana, Sara y mi hermano, Gael.  Gael tiene tres meses y por lo cual no habla.  Sara tiene cuatro años pero no habla mucho a mí.  Aunque mis hermanos españoles no dicen mucho, mis padres españoles me hablan más.  Mi madre me charla acerca de la comida y la escuela.  Ella me ayuda con mi vocabulario.  Mi padre conversa a mi más.  Nosotros conversamos de muchas cosas como la historia de España.  También mi padre me muestra fotos y describe su luna de miel porque mis padres fueron a los EEUU para su luna de miel.  En general, charlamos de muchas cosas al azar.  Me encanta hablar con mi familia.  Cuando hablamos me hace sentir como en casa.  En conclusión, esto es un hogar lejos del hogar.

La Cruz Blanca (Nichole D.)

Para mi “internship” yo voy a La Cruz Blanca y es una casa para personas con trastornos mentales.  La mayoría de las personas están en La Cruz Blanca voluntariamente.  Algunos de las personas tienen daño del cerebro después de un accidente.  Para otras, es un trastorno que han tenido desde su nacimiento.  Para mi primer día, yo les pregunté cuestiones a algunos de los pacientes.  Estas preguntas eran sobre alimentarse, vestirse, andar, controlar esfinteres, etc.  Tuve que hacer cuestiones sobre estos temas y averiguar si podían hacerlo sí mismos, si necesitaban ayuda, o si yo tuviera que hacerlo por ellos.  Por ejemplo, yo les pedí a los pacientes que se quitaran un zapato.  Si pueden hacerlo, pueden hacerlo sí mismos y esto es lo que yo escribo.  Esto es muy interesante porque desafía mis habilidades lingüísticas.  Algunas veces ellos son muy difíciles de entender, pero esto es bueno para mí para mejorar mis habilidades lingüísticas.

Los niños transformados (Angela F.)

Cada guerra y sus secuelas tienen un efecto distinto en la población.  Algunas personas sufren más que otras como vemos en “Los chicos.”  Aunque los chicos son niños, sufren como los adultos.  Del mismo modo, la guerra les robó su inocencia.  Ahora, ellos son diferentes que otros niños de la misma edad.  Tienen que vivir en miedo de las palizas y de la violencia.  No pueden jugar o relajarse como niños deben.  Desafortunadamente, la dictadura y las personas más fuertes tienen todo el poder.  Ahora, ellos sólo quieren regresar a sus vidas anteriores antes de la guerra.  Antes de la guerra, eran niños.  Ahora son adultos sufriendo en los cuerpos de niños.  Es un punto de vista pesimista pero para ellos es la verdad.  Ellos son niños transformados.

Una experiencia sin expectativas (Brenna H.)

Para mi práctica, enseño clases de inglés en el edificio de Caritas que una organización benéfica para la gente de España.  La organización es muy grande y hace varios servicios como la educación o el alojamiento.  Los miércoles y jueves Lily, Emma y yo enseñamos la clase a las cinco de la tarde.  Tenemos 15 alumnos que son adultos.  En la primera clase hablamos del alfabeto y los números en inglés.  Los alumnos son muy trabajadores y quieren aprender mucho.  Me gusta interactuar con ellos porque tienen un sentido de humor pero son motivados también.  Más de todo, creo que mi práctice es muy útil para practicar español y cómo explicar en inglés también.  En las próximas clases vamos a hablar sobre el vocabulario necesario para hacer conversación en inglés.  Sobre todo, el reto más difícil es explicar cómo se pronuncia una palabra en inglés porque los sonidos de los vocales cambian.  Me encanta la práctica porque voy a mejorar mi español mucho y voy a aprender mucho de enseñar.  Hay muchas ventajas de una mentalidad abierta sin expectativas y he aprendido mucho porque fui afuera de mi zona cómoda.

¿Vivir en España? (Vincent D.)

Me gustaría vivir en España.  Pero no quiero vivir en Segovia.  Prefiero una gran ciudad como Madrid – he pasado mucho tiempo explorando muchas partes diferentes.  Una ciudad como Madrid es rica en historia pero también tiene aspectos modernos.  Hay muchas cosas qué hacer y ver.  Mis partes favoritas de Madrid son el Mercado de San Miguel y el Parque de Retiro.  También me gusta la variada comida, la cultura, los bares y las discotecas.  Madrid también es fácil de navegar.  Utilizar el Metro es muy simple y se puede ir a cualquier lugar que deseas.  Madrid es un lugar my feliz y vibrante para vivir.

Para dar y recibir (Emma S.)

Al principio, yo no tenía un internship aquí en Segovia.  Pero yo hablé con Brenna y Lily sobre su internship la semana pasada.  Ellas me dijeron que estaban enseñando inglés a una clase de estudiantes españoles.  Yo quería hacerlo también.  Ayer fue mi primer día del internship.  Tuvimos otra clase hoy también y me di cuenta que enseñar tu idioma es muy difícil.  Pensaba que sabía inglés pero es difícil para explicar.  La gente en la clase quiere aprender y tratar de mejorar.  Brenna, Lily y yo enseñamos los saludos, los números, los días de la semana, los meses, y cómo decir las horas del día.  Nos faltan dos clases y por eso queremos enseñar tanto como es posible.  Es muy divertido especialmente porque a mí me gusta practicar mi español y ayudarles a los estudiantes a aprender inglés.  Este internship es una experiencia que no olvidaré.

Muchas risas y sonrisas (Lily S.)

Par mi “internship” Brenna, Emma y yo enseñamos inglés en una caridad.  Las personas quienes están en la clase no saben inglés.  El primer día les enseñamos los números, el alfabeto y los colores.  Los estudiantes querían saber cómo pronunciar las palabras en inglés con el alfabeto de español.  ¡Fue difícil!  Pero los estudiantes son muy simpáticos y serviciales.  El segundo día les enseñamos los días de la semana, las horas, y cómo decir el tiempo en inglés.  Por eso, fue importante que les enseñáramos la diferencia de AM y PM porque el inglés no usa el tiempo militar (0-24).  Yo hoy en clase enseñaremos los meses y habrá una prueba muy pequeña de los números y las horas.  Por eso, en clase, hay aproximadamente de diez a doce estudiantes.  Esta experiencia es excelente porque me gusta trabajar con personas directamente.  Si es posible quiero ser una maestra de inglés porque en español es difícil para mí.  Pero está muy bien porque estoy aprendiendo mucho.  ¡Me gusta mi “internship”!

Encantada vivir en España (Erin D.)

Me gustaría vivir en España.  No, me encantaría vivir aquí.  Las diferencias no me molestan.  Me da envidia cuando otros extranjeros puedan vivir en Europa, porque siempre he querido viajar y vivir en España.  Voy a tratar de mudarme en el futuro si mi trabajo lo permite.  El problema es que estaría lejos de mi familia.  Quizá, iré durante unos pocos años.  Creo que me gustaría esto.  ¿Por qué no?  Nosotros sólo vivimos una vez.  ¡Vive la vida al máximo!  Ojalá que yo alcance mi meta y sueño.