La importancia de la charla cotidiana (Ellen O.)

Estuvimos en la cola de Costco con mi abuela este verano pasado, cuando ella se fijaba en el carrito de la mujer enfrente de nosotros que contenía ocho sandías y nada más. Mi abuela me dice, “Mire! La mujer tiene ocho sandías!” Y sin un momento de dudar, mi abuela preguntó a la mujer, “¿Porqué tiene tantas sandías? ¿Va a tener una parrillada?” No recuerdo la respuesta de la mujer, pero yo estaba sorprendida de mi abuela. Aunque estas conversaciones son muy fáciles para mi abuela, no puedo recordar la última vez que tenía una conversación con una persona que no conocía. Cuando estoy en una cola muy larga, en los Commons por mí misma, o al principio de clase, me gusta mirar la pantalla. No es extraño usar mi teléfono en estas contextos; muchos jóvenes hacen lo mismo. No tengo las oportunidades para hablar con otros porque estoy fijada en mi pantalla, pero a mi abuela la charla con las personas que no conoce es muy interesante. Pienso que la fijación en nuestras pantallas es un ejemplo de una brecha generacional. Muchas personas mayores, como mi abuela, piensan que el contacto con humanos reales es más importante que la red. Siento que es mejor si todos los jóvenes tomarían un descanso de la tecnología. Es posible que disfrutemos la vida real más que la vida de la red.

Los mundos deportivos (Andrew M.)

Para mi, es interesante ver como las mujeres son tratadas en España en relación con los deportes y especificamente el fútbol. El fútbol es muy popular en España y tiene algunos de los mejores equipos en el mundo de club fútbol como Real Madrid y FC Barcelona. No he sabido que tampoco hay una liga profesional para las mujeres en España que tiene equipos en las ciudades grandes como Barcelona y Madrid. Mientras hay una liga profesional para las mujeres en España, ésta contrasta con los ideales de España. Parece que en España muchas personas, especialmente la generación mayor, están en contra de la idea de mujeres jugando deportes y fútbol. Es obvio que esto es el caso porque esta liga es muy nueva. Fue fundida despues de muchas de las otras ligas para mujeres como la liga en los Estados Unidos. Pienso que el contraste entre las ideas de los Estados Unidos y las ideas de España son notables. Creo que en los Estados Unidos las mujeres son fomentadas por lo menos en los deportes mientras en contraste fue casi lo opuesto en España algunos años en el pasado. Espero que la liga de fútbol profesional para mujeres en España crezca y que las mujeres serán fomentadas más en los deportes en todo el mundo.

Toros, flamenco y el botellón (Estefanía M.)

¿Cómo es posible que la mayoría de la sociedad española acepte que los jóvenes beben alcohol al aire libre en el botellón? ¿Será que el consumo de tan deseada bebida ha llegado a su máximo en términos de locura? Mi teoría, al ver tan sorprendente fenómeno, me inclina a pensar que para evitar mayores problemas, los ciudadanos españoles prefieren tener un lugar designado para que si llegara a encenderse la llama de caos, al menos solo ocurriría en el escogido botellón. Pero sigo sin entender el por qué de este sitio. Si España es conocida por sus exquisitas tapas con su respectiva cerveza o tinto de verano, ¿por que los jóvenes prefieren simplemente tomar alcohol al aire libre? Según los informes, el consumo de alcohol por año por litro es más alto que en los E.E.U.U., 10.2 y 8.4 litros, respectivamente. Esto me lleva a pensar que tal vez el consumo ya sea parte de la cultura española. Vamos de tapas, vamos a tomarnos una caña, vamos a brindar por tu cumpleaños, en fin… un sinfín de ocasiones por las cuales el alcohol es utilizado. No quiero decir que veo esta realidad como negativa o denigrante para la sociedad, de hecho creo que este uso es bueno y eficaz para evitar el emborrachamiento, si se toma responsablemente. Sin embargo, lo que me parece incoherente es la forma por la cual los jóvenes aún creen que es muy guay salir a la calle a tomar al aire libre, cuando podrían mejor estar disfrutando de unas ricas tapas en un bar. Es mucho más alarmante, en mi opinión, que muchos padres estén de acuerdo que sus hijos acuden al botellón. Yo lo veo como echar a los hijos a los lobos; es decir mandarlos a que se embriaguen con el resto de sus amigos teniendo muy en cuenta que probablemente beberán de más. Pero bueno, si esto mantiene a los jóvenes felices y a los padres más tranquilos al saber que sus hijos no andan borrachos por las calles sino permanecen en el botellón, supongo que hay que entenderlo…

¿Qué tentadora es la palabra “no”?

La edad mínima para comprar alcohol y tabaco en España es 18 años, mientras en los Estados Unidos la edad para comprar tabaco es la misma, pero es necesario tener 21 años mínimos para comprar alcohol. ¿Por qué la diferencia? La diferencia mayor son las culturas; los EEUU prohibieron el consumo de alcohol durante una década mientras que los españoles estaban haciendo vino y bebiéndolo  en cada comida. A pesar de que las estadísticas dicen que los españoles consumen más alcohol, ellos son más responsables al beber que los estadounidenses. Creo que eso es debido a la mala historia que los EEUU han creado con el alcohol; después de la prohibición y la elevación de la edad mínima para consumir alcohol, los estadounidenses han comenzaron a retratar a la bebida como un “fruto prohibido”. Esto causó la psicología inversa a nivel nacional, y creo que es lo que se inició la cultura estadounidense de consumo excesivo de alcohol. Por otro lado, en 2011, España aprobó una ley que hizo ilegal fumar en lugares públicos—la siguiente pregunta es, ¿cómo ha afectado el porcentaje de fumadores y la cantidad que los que fuman? Para las hembras, de acuerdo con la Organización Mundial de Salud, en 2001 24,6% de ellas fuman, y 28% de las que fuman en los datos del 2012. Sin datos más recientes, es imposible decir cómo la nueva ley en 2011 afecta españoles, fumadores crónicos o nuevos. Sólo espero que no se convierta en una situación en la que más personas buscan el “fruto prohibido”, como en los EEUU.

La generación análoga (Aaron M.)

Mi abuelo es un hombre muy inteligente. Él tiene dos doctorados y tiene inversiones excelentes. El recuerda todos los nombres de los estudiantes en sus clases de la escuela primaria. Pero si le preguntas a usar una computadora, una mirada blanca cruza su cara. Compramos una computadora nueva para mi abuelo frecuentemente, pero tiene dificultades hacer las tareas básicas. Él puede usar el correo electrónico, más o menos, pero no sabe cómo utilizar la mayoría de los sitios web, no tiene un Facebook, y el no entiende Google. Mientras que otras personas mayores en mi familia no tienen problemas con sus iPhones, mi abuelo aún no posee un teléfono celular. El refiere a mi teléfono celular como un “pequeño ordenador.” Sin embargo, él puede recordar detalles de sus clases de biología mejor que yo. De algunas maneras, creo que su tipo de inteligencia es más útil que la mía. Necesitaría Google para recordar el número de electrones en cobre, pero él lo recordaría al instante. Aunque la tecnología está dejándole atrás, él es todavía un médico efectivo en el mundo desconectado.

El Internet: Una adicción trágica (Anne L.)

El verano pasado tuve una aventura extraordinaria con mi familia paseando por el sur de Canadá y el norte de los Estados Unidos por cuatro semanas. Durante el viaje, me llamaba la atención que mis hermanos y yo éramos mucho más dependientes del Internet que mis padres. Cada vez cuando llegamos a cualquier lugar público con acceso del Internet – un camping nuevo, un restaurante, un supermercado – estábamos ocupados con Whatsapp, Twitter, y Facebook. Claro, el acceso del Internet tenía muchas conveniencias. Por ejemplo, podíamos buscar información sobre la región y las actividades alrededor de nuestros campings y contactar nuestra familia en Holanda para compartir nuestras experiencias con ellos. A pesar de eso, estoy una poquita celosa de mis padres y su juventud, cuando en vez de perder tiempo en el teléfono o la computadora, los jóvenes exploraban, leían novelas, jugaban juegos de mesa o cartas, y hablaban sobre tópicos importantes uno al otro. Según lo veo yo, el acceso del Internet en casi cualquier lugar impide las conversaciones entre nosotros. Posiblemente,  ¡tenemos prohibir el uso de teléfonos y computadoras durante las próximas vacaciones!

Países divididos por un cigarrillo (Mackenna K.)

La cultura del uso del tabaco es tan diferente en España que en Los Estados Unidos. Aquí, desde mi punto de vista, para la generación joven, es raro usar el tabaco diariamente a causa de los riesgos médicos y el estigma social contra el uso. A causa de los medios de comunicación en el pasado, mucha gente aprendió sobre los riesgos y ahora tenemos muchas leyes contra el uso de los cigarrillos en lugares públicos. En el pasado fue muy común fumar en bares o restaurantes como es popular hoy en día en países como España, pero en la mayoría de los estados ahora es ilegal fumar dentro de los edificios y muchas veces está prohibido cerca de las puertas también. A menudo hay lugares designados donde pueden fumar y en ninguna parte más. También, estereotípicamente, la gente que fuma en EEUU es de la clase baja y hay un estigma social contra el uso del tabaco porque el oler es fuerte y repulsivo. En España es muy diferente; es común fumar en todas partes y especialmente es común para los jóvenes fumar diariamente, según a WHO, “para los jóvenes 14-18 años, 25,2% de los chicos fuman y 35,8% de las chicas fuman.” En mi opinión, la razón por esas diferencias es un resultado de menos educación en los medios de comunicación sobre los riesgos y también la popularidad del uso del tabaco por todas de las clases sociales. Según lo veo yo, es casi como que hay un estigma social contra la gente que no fuma en España, especialmente para los jóvenes. Si la cultura va a cambiar, creo que el cambio tiene que empezar con el gobierno y las clases más altas.

(¿) En Dios confiamos (?) (Lindsay K.)

En mi opinión, la brecha generacional es más prominente en el tópico de religión. Mi hermano y yo tenemos una familia católica, y mientras yo sigo el catolicismo como nuestros padres, mi hermano ha decidido que es posible que él no crea en Dios. Esta es una posición que mucha gente de mi generación ha adoptado. Más jóvenes salen de la religión organizada y se convierten en ateos o son más espirituales que religiosos. Fuera de la religión, hay menos reglas y más libertad para hacer lo que quiera sin consecuencias. Creo que salir de la religión es también una forma de rebelarse nuestra generación en contra de nuestros padres. Esto me pone triste porque creo en la bondad de la fe, pero también no es sorprendente debido a toda la corrupción que vemos en las personas religiosas hoy. Siempre hay más atención en los pocos radicales de una religión que los muchos seguidores normales quienes sólo quieren adorar en paz.  Debido a esto, muchas personas de mi generación ve la religión como algo malo. Sin embargo, la verdad es que la religión es una cosa muy hermosa y una parte importante de la vida, lo cual es algo que mi generación ha olvidado. Es mi opinión que es importante para nuestra generación tener una identidad diferente a la generación de antes, pero no debemos no hacer caso de sus valores (como la fe) tan fácilmente.

Dentro del humo de tabaco (Miriam H.)

Según las estadísticas en los adultos de España, el 39,1% de los hombres y el 24,6% de las mujeres fuman y se estima que cerca de 50.000 españoles mueren cada año del uso de tabaco. Me di cuenta del uso de tabaco por los españoles cuando fui a Granada para estudiar por un semestre. Era común ver a gente fumando por las calles y frecuentemente me encontraba caminando dentro de una nube de humo hecha por el cigarrillo de la persona caminando delante de mí. Esto me molestaba porque el olor del cigarrillo me causaba náuseas pero no había manera de evitarlo porque todos fumaban. En fin de cuentas, el gobierno de España pasó una ley en 2006 prohibiendo el uso del tabaco en lugares públicos.

Dinero Color de Pez (Kaileigh G.)

Los valores “estadounidenses” ponen el capitalismo sobre todo, y la industria de tabaco era una parte muy grande y oscura del capitalismo.  El tabaco entre los cigarrillos tiene ingredientes tóxicos y carcinógenos que resulta en muchos tipos diferentes de cáncer.  Una pregunta que me asalta mucho es, ¿Si tabaco es peligroso y tóxico, porque es posible vender productos con tabaco?  La respuesta:  Hay dinero en la industria de tabaco.  El uso de tabaco por solo una vez crea una adicción, y por eso los consumidores siempre ansían el tabaco.  El conocimiento sobre los efectos horribles de tabaco es información muy pública, pero las compañías como Marlboro y Camel solamente quieren pensar en los efectos buenos de todo el dinero que gana de las ventas.  Su primera defensa contra el movimiento de eliminar tabaco del mercado es que el capitalismo permite la venta de productos, incluso a los productos de tabaco.  Pues, su defensa rota solamente sirve a demostrar la codicia y ambiciones frías sin consideración.  Es la hora para  darse cuenta del lado oscuro del capitalismo.